EL ALETI DE SIMEONE

No hay excusa. El Aleti debió ganar en Cornellá. El once presentado por Simeone era válido para cualquier partido de la Liga e incluso de la Champions. A pesar del lamentable arbitraje no hay pretexto. Las patadas recibidas o los banderines levantados solo sirven para confirmar que el VAR es una bendición para corregir la ineptitud de tipos como el tal Cuadras y sus asistentes. A pesar de todo, el Aleti  puede dar gracias a que el ridículo pudo ser mayor si San Román no acierta en algunas paradas como las que hace Oblak. El Aleti tiene portero y le viene de familia. Tal vez Simeone tendría que haber puesto más del B para jugar en un campo imposible y con un rival perfecto en todos los metros. Se sabían hasta los atajos. Hubo jugadores que demostraron sus suplencias. Saúl tuvo la honradez de admitirlo. Lodi ha sido superado por Mario Hermoso, que es central, y si se marcha no se le echará de menos. Ni Torreira ni Kondgobia conocen a sus camisetas, ni tampoco parece interesarles. Vitolo será un misterio sin resolver hasta que se haya ido. Salvo los centrales, a excepción de Giménez que nadie sabe dónde iba en la jugada que provoca el gol, junto con Ricard, excesivo su celo, y el chico Mario Soriano, estuvieron cerca de parecerse al modelo Simeone. Joao Félix se llevó una docena de patadas, una de ellas de roja. No hay más que ver su pie derecho. Otra cosa es que entendiera como una lección de su entrenador jugar en un partido incómodo necesitado de coraje. Lo que pasó después mostró a Simeone disgustado y tirando del sentimiento que le une a la mayoría de los que creemos que sin él ni siquiera tendría importancia lo de ayer. El Aleti deambulará cuando se marche Simeone. Les guste  o no a los cazadores que le buscan en cada tropiezo. Alguno de ellos lamenta el primer puesto del Aleti en la Liga porque impide la caída del Simeone. Se nota la incomodidad que provoca que el equipo de Simeone esté por encima del Madrid y del Barcelona. No es lo mismo que el Aleti gane por uno que lo hagan estos equipos. Después del confinamiento, Zidane apostó por la portería a cero, el uno a favor y de penalti. El pelotón solo se arma si lo hace Simeone. Como en otros casos, también hay doble vara de medir. Que la vergüenza que todos, incluido Simeone, pasamos en Cornelia no nos impida ver que el clima de opinión contra el Aleti de Simeone crecerá según avance la temporada. Lo de Cornellá ha sido un regalo a quien no se lo merece. Ni siquiera a los que dicen que son del Aleti pero quieren jugar como el Madrid.

 

 

Publicado en Copa del Rey, Simeone | Deja un comentario