ANTE LA DUDA, SIMEONE

(PUBLICADO EN ABC 19-02-2020)

Tiene razón el singular entrenador del Liverpool. El Aleti es “una máquina”. Ni tiqui, ni taca; muy juntos y apretando los dientes. Simeone es un superviviente y se lo transmite a los suyos hasta que se lo graban en el cerebro: aquí se viene a correr. Y a ser solidario con el vecino de línea. Cada balón fue una batalla. El Liverpool es un toro. Como si de rugby se tratara avanzan cada metro pisando fuerte. El Aleti salió a jugar en los terrenos difíciles. El gol de Saúl fue como si de repente estuviéramos de nuevo en el Calderón. A balón parado, marca de la casa. Se echaba en falta. El Aleti fue un todos a una, sin fisuras. Morata tuvo el segundo un par de veces y el Liverpool tocaba el balón para acabar pereciendo en las emboscadas de los tipos de rayas rojas y blancas. Ni un tiro del campeón de Europa entre los tres palos. Y eso tiene mucho mérito. Si algo hay que agradecerle toda la vida a Simeone es que nos haya traído estos partidos para nuestro uso y disfrute. Los que quieren que se vaya, no saben lo que dicen, por eso hay que perdonarlos, para que rectifiquen.

Felipe estuvo imperial. Defiende con tanta elegancia que la vista descansa cuando despeja, lo hace siempre con criterio. El Aleti hizo el mejor trabajo del año. Lodi se está haciendo un hombre a base de broncas del Cholo. El brasileño estuvo sobresaliente. Ataca con un estilete y está aprendiendo a defender mordiendo un cuchillo. El campeón de Europa se fue sin saber cómo son las manoplas de Oblak. Se defiende, como se entrena. El Liverpool se llevó un guantazo en Madrid a la espera de la vuelta. Simeone le ganó la partida a Klopp. La puerta a cero es la ventaja. Si el Aleti compite en Anfield como anoche en el páramo de Canillejas, le hará el Brexit al equipo más en forma de Europa. El partido lo tuvo todo. El cuarto árbitro en la banda acabó pidiendo una tila después de aguantar a Klopp y a Simeone. El Aleti es un superviviente, a imagen y semejanza de su entrenador. Como decía Luis fue un partido para meter “ la pierna larga”. Ante la duda, Simeone. A quien no le guste, mejor que abandone la trinchera en dirección contraria. El Liverpool se llevó un buen susto y una derrota porque hubo un equipo capaz de mirarle a los ojos sin pestañear. Por cierto cada vez que Koke interviene huele a fútbol de barrio que alimenta. Lo hace todo bien, es decir, en favor del equipo, para los demás. Koke es el Aleti de Madrid. Un respeto para un tipo de los que ya nos van quedando pocos; nunca deja de creer.

 

 

Enviado desde mi iPhone
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario