LA PASIÓN SEGÚN SIMEONE

Los que sueñan con un Aleti ganador de la Liga de esta temporada se llevaron un disgusto. Los que intuyen que el Aleti puede ser el campeón al final del curso pasaron un mal rato viendo palmar a la gente honesta de pierna dura frente a una fotocopia pintada por Aguirre. Los que aspiran a por lo menos ser terceros dieron por descontada la derrota porque al menos en 8 0 9 ocasiones así va a suceder a lo largo de los próximos diez meses. La derrota, de rebote y por casualidad, no significa nada más que una caída con la cruz a cuestas habitual en estos colores.  El mensaje de partido a partido del profeta Simeone permite masticar el disgusto con bastante más naturalidad que en otras épocas. La derrota en Cornellá llega en el momento en el que la opinión publicada y los expertos de fútbol estaban poniendo al Aleti en unas alturas desconocidas. La derrota ante el Español es el mal de altura. El Aleti lleva ocho victoria en nueve partidos y para estar en la Champions hay que ganar al menos 19 de 38. Lo demás es añadidura. Por eso lo del partido a partido hay que decirlo en voz alta desde que sale el sol hasta el ocaso. Es el mejor remedio contra las derrotas a base de  un gol de tacón del portero. Lástima de la segunda parte con una estupenda jugada terminada por Diego Costa a centímetros del gol. El partido era un empate y a otra cosa. Y la otra cosa es el sábado cuando se la jueguen los millones de unos contra los millones de otros. El resto seguirá con su pasión. En nuestro caso la de Simeone que sueña con traer a Diego Ribas para resolver atascos como el de ayer.

Diego-Ribas-2

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA PASIÓN SEGÚN SIMEONE

  1. Javier dijo:

    Tenía que llegar, y era el día, no era intuición sino pura ciencia: tocaba. Por eso me conformaba con el empate -sí, y a otras cosa-. Por eso preferí aislarme en el cine y ver la versión yanki de Simeone: “El capitán Phillips”. Simeone ha amortiguado los impactos de las derrotas sin trivializar las victorias. Simeone ha hecho circunstanciales las derrotas y estructural el compromiso. Querida gente honesta: una derrota es sólo una derrota; y una victoria es una victoria más. Por cierto, cada día me molesta más que la doxa mediática empiece las tertulias sobre el Atleti con la coletilla: “Podrá gustar o no gustar cómo juega el Atleti pero hay que reconocer…”. Obvio: podrá gustar o no gustar como juega cualquier equipo del Planeta, pero en este caso, si hay que opinar, se opina: podrá gustar o no gustar como juega el Atleti, pero hay que reconocer que juega de escándalo… Y sobre todo, juega a lo que quiere, y su rival, habitualmente, no. El Atleti escribe la partitura de los partidos. Quizás no sea el día más apropiado para decir esto, pero sí para recordarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *