EL CONTROL DE VILLA

La manera en la que Villa baja la pelota en el cuarto gol contra el Betis nos recuerda una vez más a todos que el “Guaje” es un grande. Es un futbolista con un pasado excelente y con un presente y un futuro que va a durar más de lo previsto gracias a su inmersión en “el cholismo”. Villa es categoría. Después del control vino el pase de gol a Diego Costa. Cuando Villa toca a la primera se abren los espacios y el fútbol cambia. No debe haber ni una sola duda sobre la personalidad y el talento del delantero del Aleti y de España.  Villa enseña a sus compañeros una cantidad de espacios propias de “un figura” como él.  Contra el Betis le vieron entre las líneas tanto Gabi como Koke. Y por supuesto Tiago y Oliver, una criatura con necesidad de minutos. A Villa no le duele el tobillo y se le nota todo.  Ha vuelto a marcar. Con la cabeza, lo suficiente para desviar la pelota, y el con el pie aprovechando lo que cae en el área.  Y luego llega el control del cuarto.  De cartel de toros. Pincha el balón y el tiempo se detiene. Y llega el pase. Al sitio preciso donde espera el compañero. Villa es fútbol y su control una obra de arte.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL CONTROL DE VILLA

  1. Álvaro Fernández dijo:

    Villa, Príncipe de Asturias… Y el Aleti, el Nobel, aunque sea el de la Paz

  2. Antonio dijo:

    Otra jugada de una calidad similar. En el primer tiempo, Villa controla dentro del área escorado a la izquierda. Va amagando hacia fuera para buscar el tiro con la derecha. Cuando nadie lo espera, da un taconazo increíble para el jugador que se incorpora a su espalda hacia la línea de fondo. Técnicamente, me gusta más el control que hace en el cuarto gol pero el taconazo tiene un mérito enorme aparte del gesto técnico. Resulta que eso lo hizo cuando todavía no había marcado ninguno de los dos goles y seguía por tanto vigente la famosa cuarentena que ya se aireaba por ahí. Por eso es grande Villa. Porque ya se ve lo que le afecta estar sin marcar unos cuantos partidos. Villa no se obsesiona. Villa juega y hace jugar. Y marca, claro.

    Nota: Para el que no vio la jugada en directo y por tanto no lo ha visto, ya que los resúmenes del partido no la incluyen, se trata de una posición parecida a la de Neymar en el gol del sábado. En lugar de tirar, Villa amaga el tiro al palo largo y deja solo a Filipe para que centre desde la línea de fondo.

  3. Fernando Méndez Ibisate dijo:

    ¡Por supuesto, Juan Pablo! No vamos a descubrir a estas alturas quién es Villa, aunque en este mundo del fútbol, como en casi todo, en este país que nos toca, siempre haya que estar recordando las virtudes del prójimo o refutando críticas punzantes y dañinas… casi siempre originadas por la envidia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *