IGUALES A 50 CON 400 MENOS

Durante la primera década de este siglo y primeros años de la siguiente los partidos contra el Barcelona habían dejado de ser un acontecimiento. Sin más, la gente del Aleti se metía en el Calderón esperando a que el partido no acabara en el primer cuarto de hora. Fue una derrota por seis a cero en el Calderón la que puso fin a la etapa de Fernando Torres en su equipo de toda la vida. Estaban Iniesta y Xavi en el máximo esplendor. El empate a cero de la liga 13/14 en el Vicente Calderón denuesta que es posible acortar las distancias si hay un plan, mucho trabajo, y un pedazo de alma competitiva que desborda el Estadio. El Calderón sonaba anoche como un orfeón.  Todo el mundo era consciente que frente a la grandeza construida con el presupuesto sólo vale el corazón si es capaz de ser enfriado por una buena cabeza.  Simeone sacó a los suyos a anular al contrario por donde más daño hace. El Barca gana siempre por los espacios que crean los de dentro y las diagonales que lanzan los de fuera. El Aleti puso a Gabi, la extensión de Simeone en el campo, a dirigir la presión para ahogar al centro del campo del Barcelona. Era un espectáculo entrañable, como todo lo que hace Gabi, ver al capitán avanzar en la punta de la presión acompañado de Tiago, Koke, Diego Costa y Villa. Sí, Villa.  El tipo con más expediente de la plantilla trabaja como si estuviera buscando su oportunidad. No paró. Bregó y casi encuentra si no llega  ser por un fuera de juego inexistente que se inventó el linea de la banda del lado del río. Villa es un grande y lo va ser haga lo que haga en el Aleti.  Todos los jugadores del Aleti sabían que no perder era un triunfo. La primera vuelta termina con las mismas victorias, empates y derrotas que el Barcelona pero con 400 millones de euros menos en el presupuesto. El corazón ha empatado al presupuesto. El partido fue intenso y en el Estadio una maravilla porque si dentro del campo no pasa nada basta con desviar la mirada hacia Simeone. Dirige cada jugada. Ordena si las faltas son en corto o se cuelgan al área tal y como le dejo claro al maravilloso Arda Turán al final del partido. Grita, gesticula, se mueve como si fuera a darle al balón e incluso se juega la expulsión al meterse cinco metros dentro del terreno para protestar una mano no pitada. No sé si Aleti es el equipo del pueblo o de la gente o de los ciudadanos o de mi barrio. No lo sé. Lo que sé es que nunca antes desde 1979, mi primer año de abonado, he tenido tan claro a qué juegan y por qué lo hacen.  Y me alegro del hallazgo 35 años después.

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a IGUALES A 50 CON 400 MENOS

  1. Fernando Méndez Ibisate dijo:

    Contando con la enorme importancia del trabajo en equipo y lo bien que se ejecutó… genial Arda Turán. Prácticamente todo lo que hizo llevaba peligro e intención. Este chico, en Lepanto,… estaba con los cristianos!!!
    Fernando Méndez Ibisate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *