EL CABALLO CANSADO

Como no hay tregua ni descanso, ni tampoco Simeone es partidario de hacer cambios masivos, el Aleti ha sacado adelante la eliminatoria contra el Valencia con aspecto cansado. A buen seguro todo está previsto por el preparador físico, “el profe Ortega”, pero la sensación transmitida en el doble partido con el Valencia es que las fuerzas estaban guardadas para el partido de entre medias, es decir el del Barcelona. Marcó Godin a la salida de un corner que fue. Y ya está. El equipo espero y conservó su energía hasta que se dió cuenta que cinco minutos más así conducían a la prórroga. Llegó el segundo del sobresaliente Raúl Garcia y a otra cosa. El caballo está cansado en este mes de enero. Conviene administrar fuerzas y repartir un poco más. Sin jugar a entrenador un poco de descanso a uno e los centrales y a Arda no hubieran estado nada mal. Viene el Sevilla el domingo, luego otro partido de Copa, el Rayo, la vuelta de la Copa y la Real Sociedad en Liga para inaugura el mes de febrero.  Un sin parar de correr para el entrañable Gabi.

Esta entrada fue publicada en Copa del Rey, Simeone, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL CABALLO CANSADO

  1. Antonio dijo:

    Aunque el espíritu de este blog queda muy lejos de discusiones arbitrales y polémicas extradeportivas, me gustaría hacer un comentario al hilo del partido de ayer y de la resaca posterior. Como dice Juan Pablo, el Atleti marcó en un córner que fue y ya está. Pero es que aunque Guaita no hubiese tocado el balón, el hecho de que ni siquiera por televisión sea evidente si toca o no ya inhabilita cualquier comentario de influencia arbitral. Pero es que aunque Guaita no hubiese tocado el balón y todo el mundo menos el árbitro lo hubiese visto, seguiría sin tener sentido hablar de influencia arbitral por un error en un córner. En el primer tiempo, un defensa del Valencia sí tocó un balón lo justo para que Diego Costa no pudiese rematar en boca de gol, el árbitro no dio córner y a ningún atlético se nos ocurriría hablar de esa jugada en caso de que el Valencia hubiese ganado 0-2.

    Dicho esto, hasta podría entender que jugadores y afición valencianista hablasen del córner. Lo que me parece sorprendente (eufemismo de indignante) es que en los programas deportivos de anoche los periodistas y colaboradores se dedicasen a hablar de la jugada del primer gol, de la expulsión de Parejo en el descuento (otra que fue y ya está) y de una especie de tendencia continua del árbitro a favorecer en todas las faltas al Atleti.

    Confirmado a fecha 15/01/2014: el Atleti ha dejado de caer simpático. Esto ya lo vivimos en el 96. Hasta ahora, el “partido a partido” resultaba entrañable, era bonito pensar en que un equipo mortal se metiese entre los dos trasatlánticos, el espíritu de equipo y el esfuerzo innegociable de los jugadores del Atleti resultaba un ejemplo de lo que debe ser un deporte como el fútbol, … Pero todo eso se acabó. Ahora resulta que el Atleti está en disposición de hacer cosas grandes, o eso parece. Ya no se trata sólo de marcarle 4 al Chelsea en agosto. A fin de cuentas el Chelsea nos queda muy lejos y tampoco nos cae muy bien. Tampoco se trata de ganar una Copa al rival de enfrente después de 21 años. Ahora se trata de dar un golpe en la mesa, disputar la Liga hasta el último partido y, lo que es peor, quién sabe si luchar también por la Primera, privando a otros de su Décima.

    Y hasta aquí hemos llegado. Se acabó la simpatía. Ya empezamos hace unos meses con el runrún del “podrá gustar o no la manera en la que juega el Atleti” como bien se apuntaba en este blog. Seguimos después con eso de “jugar al límite del reglamento” (el límite del reglamento es lo que sufre Diego Costa cada partido, diría yo). Y por fin hemos llegado al beneficio arbitral, sin rodeos ni matizaciones.

    Hay una lectura positiva de todo esto. Siendo grande el optimismo que hay entre los atléticos a día de hoy y siendo mucho lo que esperamos de nuestro equipo, es todavía más lo que esperan nuestros contrarios.

  2. Javier Redondo dijo:

    Desde luego, la última frase del comentario anterior es demoledora: esperamos mucho del atleti. Nos miramos y nos sonreísmos. Pero es verdad: los adversarios esperan mucho más incluso cuando anticipan el “desinfle”. Ayer me quedó un whatsapp pendiente de enviar porque la cobertura flojea con la niebla, la humedad y los tumultos. Decía escuetamente: “Misión cumplida. Acertaste la porra. Los chicos están fatigados”. Sí, están cansados, física y psicológicamente. No se puede competir al límite dos días a la semana. Antes de medirnos al Milán el 11 de marzo en la vuelta, tocan: dos rondas con Betis o Bilbao; en su caso, otras dos con el madrí; Sevilla, Real Sociedad y no sé quién, en Liga; entre medias ida del Mián y otra de Liga con el madrí. Este comentario no es un paso atrás ni una rebaja del nivel de euforia. El equipo parecía muerto dos semanas antes de la final de Copa y simplemente estaba ensayando o haciendo pretemporada. Es un toque de antención a la afición: no se puede ganar todo y siempre. En el campo corrren personas con motivaciones, músculos, huesos y cabeza. Ayer se cumplió el expediente con mucho esfuerzo. Podía haber habido prórroga y que la cosa se hubiese torcido, pero estaría hoy igual de orgulloso de un grupo de profesionales al límite de sus fuerzas. Gabi es el Atleti. El autor del comentario anterior no para de decir, desde hace un tiempo, cada partido, que “este chico está enfermo”… Corre, corre y no para de correr (y con sentido): enfermo de gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *