EL GOL DE LUIS

El próximo 15 de mayo, día de San Isidro, patrón de Madrid, se cumplirán 40 años de la final de Bruselas. El portero del Bayern de Munich, Sepp Maier, el mejor del mundo entonces, fue batido por Luis con un tiro de falta superando con una curva perfecta la barrera rival. Aragonés celebró el gol incluso antes de que la pelota llegara a la red. El gol de Luis era el de la victoria ya que estaba el encuentro en la segunda parte de la prórroga. Lo que pasó después fue el conocido baño de lágrimas. Luis era un especialista en el lanzamiento de faltas y en el Calderón se gritaba “Luis, Luis, Luis” cada vez que el árbitro pitaba falta al borde del área. Luis era el “Aleti” de Madrid. Es la historia de los setenta, los ochenta y los noventa del siglo pasado. Es el rescatador del equipo a principios de siglo XXI cuando lo devuelve a Primera División. El fútbol le dio la revancha a Luis con otro gol que sí sirvió para una victoria en una final de la Copa de Europa. Fue el de Fernando Torres, el niño del “Aleti”, en la final de Viena 2008. Ese día Luis ajustó la cuenta con el fútbol y los demás nos llevamos la alegría futbolística de nuestras vidas porque España había entrado en el salón de la fama. Luis Aragonés hace del contraataque un arte en el “Aleti” y del toque un estilo para España. Luis era un futbolero descomunal. Son memorables sus charlas en la Final de Copa del 92 o en la semifinal de la Eurocopa contra Rusia. Hoy en el Vicente Calderón se va a llorar a Luis como si fuera alguien de la familia de cada uno de nosotros. Gracias a Luis supimos por qué somos del “Aleti”. 

 

(ARTÍCULO PUBLICADO EN ABC EL 2 DE FEBRERO DE 2014)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *