LA PASIÓN SEGÚN SIMEONE

Yo no sé de fútbol. Carezco de los conocimientos necesarios de un deporte al que de niño, de adolescente y de universitario jugué fatal. Yo era muy malo. Un defensa lento y temeroso. Me sentaron tanto en el banquillo que cogí la costumbre de mirar. Llevo sentando en el Vicente Calderón desde 1979. He sido un espectador tranquilo y paciente. Me defiendo en una conversación futbolera y soy capaz de escribir una letras sobre el juego pero no puede decir que sepa de fútbol. Por eso no me dedico profesionalmente al periodismo deportivo porque prefiero mirar y marcharse a casa rumiando mis sentimientos y emociones. Hace cuarenta años el Aleti llegó a semifinales de la Copa de Europa y tuvo una pelea de verdad con el Celtic de Glasgow para alcanza la final. Aquel partido de ida en Escocia lo tengo grabado en la memoria de niño de 6 años porque el Aleti empató a cero y acabó con ocho jugadores. Cuatro décadas es una vida entera. Son un par de generaciones y media. La noche del 9 de abril de 2014 hay que guardarla en el rincón de los sueños de cada uno de los seguidores del Atlético de Madrid. Tanto de los que estábamos en el Estadio como los que no.. He ido al Calderón y después he regresado a la radio a hacer la hora de Linterna que quedaba. Me he marchado del Calderón cuando han anunciado que faltaban tres minutos. He caminado escuchando el Tiempo de Juego de la COPE acompañado de los primeros que empezaban a salir por las puertas del Vicente Calderón.He abierto los brazos  y he mirado al cielo de Madrid en el Paseo de los Melancólicos cuando ha tronado el rugido del Calderón celebrando el final de la proeza. Me he estremecido por el sonido de un orfeón del que he formado parte durante hora y media. No sé de fútbol pero sí sé apreciar a alguien capaz de dirigir a las personas con el talento y el esfuerzo que cada una de ellas merece. Simeone es pasión y la pasión según Simeone va a ser contada durante mucho tiempo. Y muy despacio. Para que no se olvide lo que Gabi, Koke, Tiago y compañía hicieron una noche veraniega de abril al sur de la ciudad.

Esta entrada fue publicada en Liga de Campeones, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA PASIÓN SEGÚN SIMEONE

  1. Alejandro dijo:

    Yo soy de los que vivieron el infumable arbitraje del turco Babakam (no sé sí estará bien escrito) hace 40 años en Glasgow. Soy parte de esa paciente manada de incomprendidos sufridores atléticos que posiblemente inspiraron el nombre del Paseo de los Melancólicos.
    Comparto contigo un sentimiento adscrito no sólo a un club de fútbol. Es algo más. Es una actitud ante la vida. Un posicionamiento vital al que puede ser me llevase mi difunto padre; quien se sentía pacientemente atlético porque no concebía que alguien humilde fuese seguidor del Madrid (fíjate que tontería).
    Le imagino hoy, allá donde quiera que esté, con esa sonrisa picarona con la que expresaba su satisfacción, viendo como más de 50.000 almas empujaban a un grupo de trece aguerridos jugadores para entrar a formar parte de la historia del Atleti. ¡Cómo debe haber disfrutado!
    Yo tampoco sé mucho de fútbol, Juan Pablo. Posiblemente por eso sea del Atleti. Sólo soy un sufrido seguidor atlético que sabe expresar sus sentimientos, al igual que haces tu.
    Hoy nos toca sonreír por las muchas veces que, la fortuna o sabe Dios qué, nos arrebató la sonrisa de la cara.
    Hoy he disfrutado mucho. Y he sentido una inmensa alegría al recibir bastantes mensajes de amigos y aficionados del Barça dándome la enhorabuena por el triunfo de nuestro equipo. ¡Qué grandeza recibir la felicitación de la afición del equipo derrotado! Algo lamentablemente menos probable si hubiese sido seguidor del Real Madrid. ¿A ver si al final va a resultar que mi padre tenía razón?
    Qué manera de jugar…
    Muchas gracias por tus comentarios maestro. Y a ver si llegamos a Lisboa.
    Saludos desde Girona.

  2. Mario dijo:

    Una pasión , un sentimiento…estos chicos han echo historia. Y a mi feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *