LA DERROTA SIGUE DOLIENDO

Cada partido de esta temporada demuestra que lo del año pasado no hay que olvidarlo nunca y hay que tenerlo presente siempre.La derrota en Grecia nos enseña a todos que los equipos se toman ya muy en serio lo de jugar contra el Aleti. Ha habido que atacar desde el principio y esa no es la costumbre en los partidos fuera de casa. Cuando se va hacia delante se corren riesgos atrás. Los tres goles encajados en el Pireo son malas decisiones y errores impropios de un equipo acostumbrado a defender con todos muy juntos. Pero es fútbol y ocurren situaciones como la de hoy. Se nota que Gabi no está como siempre y que Arda y Griezmann deben jugar cuando ambos se encuentren bien. Nada que objetar a Oblak en la portería porque no puede hacer nada en ninguno de los tres. La derrota obliga a hacer diez puntos para clasificarse. Toca no perder con la Juventus el día 1 de octubre y ganar los dos del Malmoe y la vuelta con los griegos. El año pasado fue estupendo y éste tiene muy buena pinta pero no hay que olvidar que una derrota duele. Y duele como siempre. Como toda la vida.

Esta entrada fue publicada en Liga de Campeones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA DERROTA SIGUE DOLIENDO

  1. Miguel Ángel Gozalo dijo:

    Los experimentos, con gaseosa, decía el recordado don Eugeni. Las derrotas no dolerían tanto si fuesen fruto del gran juego contrario y no de los errores propios. Simeone (que otra cosa que debería pensar es que los entrenadores tienen que dirigir los equipos a pie de campo, y no desde esos habitáculos en que últimamente se ve obligado a seguir los partidos por culpa de su incontinencia vital, debe pensar aquello de que como fuera de casa no se está en ningún sitio) decidió cambiar a un portero, Moyá, que lo está haciendo muy bien, y arriesgarse a que el champán se derramase lamentablemente. Eso de que el llamado Oblak no tuvo ninguna culpa en los goles son ganas de ver la botella (de champán) medio llena, en vez de más bien vacía. El primer gol le llegó desde la puerta del vestuario, y no fue un obús: hasta Casillas en medio de los pitos lo hubiera parado. Pero, en fin, pensar que nos han hecho tres goles tres y nos obligan a no perder ahora ningún partido si queremos seguir en la Champions, la verdad es que inevitablemente nos devuelve a los tiempos pretéritos de los que creíamos que habíamos salido para siempre. Yo lo dijo el poeta, que hoy sería del Betis, supongo: Hoy es siempre todavía. Miguel Angel Gozalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *