EL PROBLEMA DE GANAR SIEMPRE

Una semana después de la derrota ante la Real Sociedad de San Sebastián conviene no perder de vista la situación general del equipo a estas alturas de temporada. Cualquier comparación con la década ominosa, es decir desde el descenso en 2000 hasta la primera Europa League en 2010, no se sostiene. El equipo está cuarto en Liga a cuatro del primero, con el pase a octavos de la Champions en propia mano y con la expectativa de una Copa del Rey en la que habrá que cruzarse con una o con las dos selecciones resto del mundo que están inscritas en el torneo. Tras once jornadas los que estarían encantados de contar la penas del Aleti porque hay más historia frente al éxito del vecino, como en la decada ominosa, han echado la cuenta y les ha salido el peor arranque de la era Simeone tras once jornadas. ¡Eureka! Por fin ha llegado ese momento en el que algo iba a ser peor que la serie de títulos cosechados desde la llegada del Cholo. No basta con ganar la Liga en la casa del Barca ni la Copa en la del Madrid. Tampoco parece fácil apuntarse otra Europa League, una Supercopa de Europa y otra de España también contra el Madrid además de un sorprendente segundo puesto en la Champions siendo el presupuesto más pequeño de los ocho cuartofinalistas. Ha llegado la época  en el que la noticia es que el Aleti no ha ganado todos los partidos de la Liga como el año pasado como si lo imposible se pudiera repetir. La exigencia al Aleti se ha convertido en algo que no debería ser rechazado pero depende de cómo se vaya planteando. Desde el primer minuto de la temporada tiene razón Simeone cuando pone al Aleti en la Liga del Valencia y del Sevilla. Y así están las cosas tras once jornadas con el Valencia con un punto más que el Aleti y el Sevilla. El cambio de estilo de juego se está notando bastante y el uso de pocos jugadores para ello también. En lo primero no hay otro remedio porque el 9 actual no es como el anterior. Mandzukic necesita el balón en el área y no de lejos. No es  Falcao ni tampoco Costa. Es un problema. Dará más soluciones que disgustos pero no es garantía para ganar siempre. Lo demás está en evolución, como Griezmann, o en incógnita como Cerci . Lo de Raúl Jiménez es un error a la vista de las decisiones de Simeone en el último mes. No se pretende desde aquí jugar a entrenador porque la observación es un ejercicio mucho más prudente pero en San Sebastián la repetición del equipo de Malmoe acabó pesando. El centro del campo necesita más juego porque el 9 así lo requiere. Saúl ha salido y lo ha hecho bien. Es una alternativa que Simeone usa menos frente a Tiago o Gabi. Hablar de cómo juega el Aleti es la conversación de este año. Hay un cambio necesario pero seamos todos conscientes de que se puede pasar la temporada entera hasta encontrar la tecla nueva. ¿Alguien tiene prisa o ansiedad después de 5 títulos y un subcampeonato de Europa en menos de 3 años? Yo, no.

 

Esta entrada fue publicada en Comentario sin competición y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *