EL FRENTE DE LA VERGÜENZA

Si a los que hemos acudido en el Estadio Vicente Calderón nos dicen cinco minutos antes que se suspende el partido por lo ocurrido a 500 metros a primera hora de la mañana nos hubiéramos vuelto a casa por el camino de la ida.  Pero al habernos quedado hemos podido comprobar que la gente corriente no necesita de los que insultan y corean frases llenas de odio para ver un partido de fútbol. No ha habido más que frío y tristeza. Y también silencio. Y el silencio generalizado y los silbidos a la zona del campo donde se ubica el Frente Atlético demuestra que la mayoría no quiere tanta bajeza moral a su alrededor. El gesto de un aficionado en la parte alta del Fondo Norte al dar una bufanda con la afición del Deportivo de la Coruña después de atravesar buena parte de la grada hasta la zona visitante es la escena que resume el partido del silencio. Hemos sentido vergüenza, mucha vergüenza, por lo ocurrido porque han vuelto a manchar la ilusión y la alegría de los demás. Hoy en el Estadio había decenas de niños como ocurre siempre  que el Aleti juega a las doce de la mañana. El silencio de la mayoría es la prueba de la vergüenza que hemos sentido todos al saber que usando los colores del Aleti como camuflaje han quedado para matarse con otros que utilizan otra vestimenta como pretexto para lo mismo.  Ha muerto una persona. Hay países como Holanda, con apenas paro y mucho más nivel de vida que en España, donde las batallas entre aficiones son habituales. Aquí en España suele ocurrir cada fin de semana sin mucha repercusión  hasta que se llega al extremo de hoy. La violencia de hoy camuflada entre el fútbol esconde un enfrentamiento entre grupos ultras de derecha e izquierda. La Policía Nacional sabe de la existencia de grupos de ambos extremos en toda España que usan el fútbol como alimento para su existencia. Los servicios de información tienen muchos datos sobre ellos y la prueba es el número de detenidos e identificados en pocas horas e incluso han detectado la presencia esta mañana de individuos de otros equipos como el Rayo y el Alcorcón. A los partidarios de la moderación, la convivencia, la libertad y por lo tanto de todos los valores que se resumen en un sistema democrático donde solo la ley es la respuesta  nos queda pedir a la Policía que haga su trabajo, a sus mandos políticos que no duden en las instrucciones y a los dueños de los equipos que extirpen de su seno a un mal que ha hecho metástasis en las gradas. Nadie le va a reprochar a los propietarios del Atlético de Madrid que cierren la grada del Fondo Sur para empezar de nuevo. La prueba de que nada ha cambiado en estos años es que hay una red que separa el césped de sus insultos. Y si hay una red entre ellos y los demás es porque detrás no hay razón sino lo contrario.

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a EL FRENTE DE LA VERGÜENZA

  1. Fernando Méndez Ibisate dijo:

    Vergüenza y mucha vergüenza por lo sucedido y recordando lo de hace años (16) con Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad, y cuyo padre pidió que fuese la última víctima de esta locura o sinrazón; ¡que es o se trata un partido de fútbol!!!! Pero esto no es el fútbol, sino el uso del fútbol como escenario de otras cosas diversas que en nuestra sociedad, algunos, no paran de alentar, utilizar o alimentar.
    ¿Cuándo acabarán con estas cosas, con esas personas, con estos hechos, y convertirlos -si es que suceden- en verdaderamente aislados (ahora no lo son pues se convocan en cuadrillas por las redes sociales para matarse), los dirigentes de un club al que llevo en el corazón pero, visto lo visto y tras el mantenimiento de “esos que en todo momento y siempre animan” [¿anima(les)?], no en el alma (ánima)?
    Mis condolencias a los familiares del fallecido que… no se olvide… también había ido allí a lo mismo…, lo que no sirve de excusa, jamás, ni, lo que es peor, mucho menos de consuelo para su familia y amigos.

  2. Josep Vilamajó dijo:

    Hola!

    Día triste para la sociedad, no sólo para el fútbol.
    Esta ha sido una de tantas “quedadas” por Internet para atizarse. Para estos grupos “es la guerra”. Pues bien, en la guerra hay víctimas. Y hoy, la principal víctima es la viuda y un niño de cuatro años que, difícilmente, va a entender por qué su padre no vuelve a casa.
    Con 43 años, casado y con un hijo de 4 años! Citarse por Internet para pelearse! Por el amor de Dios!.
    No nos debería sorprender lo que hoy ha sucedido. La violencia se ha respirado en las calles en muchas manifestaciones.
    No tengo tan claro que el partido debiera suspenderse. Tenemos que estar pendientes de un grupo de escoria que se cita por Internet para agredirse?.
    Lo que sí debería hacer la directiva del Atleti es tomar cartas en el asunto y hacer la limpieza necesaria en los grupos radicales. Y también en el Rayo y el Alcorcón, puesto que parece también estaban implicados.
    Podrá caer mejor o peor, pero tomen ejemplo de Laporta.
    En fin, esperemos que sea la última muerte en el mundo del fútbol!
    Aupa Atleti!!!!! (esto es lo que debería primar en el día de hoy)

    Saludos!

  3. Miguel Angel Gozalo dijo:

    El fútbol es transversal. Se puede ser pijo, lector de poesía y aficionado a la música clásica y, al tiempo, entusiasta del equipo que entrena el Cholo Simeone. Como ser vendedor en el Rastro o repartidor de pizzas y depositar la poca fe que a uno de le pueda quedar en el Real Madrid. Un club no elige a sus seguidores. En el Atlético de Madrid cabe mucha gente, de Joaquín Sabina y José Luis Garci a Luis de Guindos y García Hortelano, que en gloria esté. Pero no deberíamos consentir que asumieran nuestra representación los bárbaros del Frente Atlético. El presidente Cerezo ha zanjado el gravísimo suceso de este domingo (un crimen, ni más ni menos, que la autoridad no ha sabido parar “porque no era un partido de alto riesgo”) diciendo que esos salvajes que se citan para matarse no tienen que ver con el fútbol. Como actúan fuera del campo, el club no tiene respecto a ellos la menor responsabilidad. Vale, tío. Pues sí que tienen que ver con ellos quienes les han protegido, les han permitido sus desmanes y han mantenido una complicidad culpable con esa tropa zafia, degenerada, ultra, sin gracia alguna, que se dedica a insultar, a amenazar y a cantar unas deplorables canciones que abochornan a cualquier aficionado sensato. (La catarata de insultos a Michel, el otro día, que yo viví desde un palco vip al que me invitó un colega, fue lamentable: y nadie silbó a ese coro insensato como hoy ha hecho, en medio de un silencio abochornado, la gente que ha ido al campo y que ha tenido que escuchar un grito terrible por parte de los seguidores del Depor: “asesinos”, “asesinos”).
    ¿Qué se puede hacer? Por lo pronto, considerar al fútbol asunto de alto riesgo siempre, y controlar sin miedo a esa gentuza. Después, aplicar la ley y, como en los bares, reservarse el derecho de admisión. Cerezo es muy simpático, pero con el Frente Atlético tiene que asumir que no se puede quedar bien con todo el mundo. El Atleti no necesita esa claque para animar al resto del estadio. Si se cierra esa grada no pasa nada.
    Me sumo al pésame a la familia de la víctima y al dolor inevitable que recorrerá La Coruña, una ciudad fantástica y tolerante en la que también existen, desgraciadamente, grupos de aficionados al fútbol que piensan que la violencia es una forma de sublimar las pasiones. A estos “Riazor blues” (creo que se autodenominan algo así) el ex presidente Augusto César Lendoiro les entregó una placa cuando se retiró. Así están las cosas, señores. En esas manos está este juego que nos fascina. Miguel Angel Gozalo.

  4. Completamente de acuerdo.

    Los que dirigen los equipos, en este caso, los que mandan en el Atleti, dicen que esto no es fútbol, efectivamente, pero en el fondo sí que lo es. Lo es pues son seguidores ultras de dos equipos de fútbol. Lo es ya que lo que les lleva a juntarse para zurrarse no es otra razón que el hecho de pertenecer a dos facciones radicales de las aficiones de estos equipos. Lo es porque se citan el día del partido en que se enfrentan sus equipos. Lo es, y esto es lo más lamentable, porque las direcciones de esos equipos que dicen que nada tiene que ver con el fútbol, les “subvencionan” para que llenen de banderas los fondos de sus estadios.

    Sí. Sí es fútbol. El fútbol son, como decía mi hija, y ya conté anteriormente, once contra once y uno dando vueltas por el campo. Eso es el fútbol. Eso es el fútbol base. En primera división el fútbol es mucho más. Es el partido. Es la venta de camisetas. Es publicidad. Es la visita a los museos de sus campos. Es las fotos con los aficionados. Es la firma de autógrafos. Es las aficiones esperando en el aeropuerto a recibir a los jugadores cuando traen a casa algún trofeo. Es los miles de seguidores en la plaza de turno celebrando los logros. Es… la violencia que se genera por culpa de todo eso.

    Cierto es que son pocos los hijos de puta que llegan a matar por el sentimiento de unos colores, pero el partido de hoy se podría haber suspendido con total tranquilidad. El partido de hoy ha perdido todo su interés ya que a escasos metros de distancia había un seguidor de uno de ellos debatiéndose entre la vida y la muerte.

    Ganó el Atleti.

    Ganó la muerte.

    Perdió el fútbol.

  5. Margarita Diosdado dijo:

    No soy muy aficionada al fútbol pero mi marido y sus colegas sí lo son y veo cómo es una excusa perfecta para pasar tardes juntos de risas y promover grandes valores como el esfuerzo, el trabajo en equipo, superación, la fidelidad también ante los fracasos y obviamente el deporte.
    Pero este drama mancha todas las ilusiones. Excusas, como bien dices. En esta ocasión se usó el fútbol en cambio como excusa para dar rienda suelta al energúmeno, para pagar con otros la rabia que llevan dentro por su propia mediocridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *