LO QUE ECHO DE MENOS

Me ha vuelto a ocurrir lo mismo que la semana pasada cuando el Aleti le ganó al Deportivo de la Coruña tras los graves sucesos de Madrid-Río. He visto el partido del Aleti, victoria ante el Elche, con desdén, sin apenas interés después de seguir con atención todos los acontecimientos vividos durante la semana en el fútbol en general y en el Aleti en particular. Me ha preocupado la dificultad con la que la propiedad del club ha respondido. Ha hecho muy  bien con la expulsión del Frente Atlético de la lista oficial de peñas y con terminar, con respaldo policial, con cualquier ejercicio de violencia que pueda pasar a partir de ahora. Son muchos años asistiendo como espectador a un ejercicio constante de violencia verbal que sólo anunciaba desgracias hasta que una de ellas se ha hecho realidad. Cuando Miguel Angel Gil rectificó el pasado martes mereció mi aplauso y tiene todo el apoyo de la gente corriente que quiere ir al Calderón con tranquilidad, con su familias, con sus amigos o en soledad porque es un buen rato para olvidar penas y pesares. Ignoro que ha pasado dentro del club y cuál ha sido la relación con el Frente Atlético en estos años pero me lo imagino. El caso es que se ha acabado. Y si ha sido posible hacerlo la pregunta es por qué se ha llegado tan lejos antes del borrón y cuenta nueva. El fútbol es un juego y la Liga un espectáculo. Debemos mirar primero lo que estamos enseñando a nuestros hijos cuando juegan y nos quedamos en la banda pensando que tenemos delante un montón de futuros millones o alguien en quien proyectar nuestras frustraciones. Los gritos de los padres y las madres en partidos de niños o de niñas a veces duelen al oído. Empecemos por ahí y entonces podremos acabar con un comportamiento social masivo que sólo se rectifica después con leyes más duras y controles de seguridad más estrictos. Coincido con quienes han esperado de Simeone alguna intervención más concreta y precisa ejerciendo el liderazgo social que tiene porque se lo ha ganado a pulso. Mi desdén tiene su origen en esa manera de responder tan contenida. He echado de menos un poco más de Simeone.

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LO QUE ECHO DE MENOS

  1. Miguel Angel Gozalo dijo:

    El Atleti es un gran club sin entrar en detalles. La reacción de Miguel Ángel Gil (“yo no soy quien para disolver una peña” o algo parecido) y de Simeone (“yo he venido aquí a entrenar”), a raíz del asesinato de un pobre salvaje por un grupo de energúmenos que probablemente utilizan el fútbol como coartada para su violencia y su odio, fue lamentable. Y, a pesar de que hubo rectificación tras las primeras y tibias manifestaciones (tampoco Cerezo pareció un prodigio de elocuencia) decretando ¡por fin! el desahucio del Frente (que resulta que fue creado y financiado en los tiempos presidenciales del señor que da nombre al estadio, con dinero que les entregó el vicepresidente Julián Castedo, que fue director general de RTVE y que tenía fama de progre de izquierdas), la cosa sigue pintando mal. El insulto se ha enseñoreado del campo y esa cierta tristeza que nos embarga a quienes queremos disfrutar del fútbol como lo describe el maestro Colmenarejo no se nos va a ir en una buena temporada. Al final, ni Gil, ni Cerezo, ni Simeone ni nada: lo único importante es una camiseta a rayas, como decía el gran escritor Juan García Hortelano, que, según cuentan, leía “Marca” a escondidas en las reuniones clandestinas del Partido en el que militaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *