EL PARTIDO DE LA BOTA VOLANTE

Empezaré por lo bueno. Lo de Torres en el primer minuto es una obra maravillosa de un tipo al que la camiseta y la piel le han hecho mezcla. Ha recibido un balón entre los centrales. Ha buscado el espacio. El quiebro hacia afuera a Mascherano es memorable.  Una vez abierto el espacio llega el tiro. Manda el balón cruzado al otro lado del perfil en el que estaba situado. El portero mira. Balón al palo y para dentro. Torres besa el césped del Calderón y algunos empiezan a pensar que habrá que levantar una estatua en el Paseo del Prado para que Neptuno y Velázquez tengan compañía. Torres ha hecho una primera media hora inmensa. Lo ha hecho todo bien. Ha tirado demarques. Ha hecho diagonales. Ha mareado a los centrales. Ha ido y ha vuelto. Está mucho mejor físicamente y se entiende con Griezmann. El 1 a 0 ha cambiado el guión del Aleti. Tal vez hubiera sido mejor esperar y no dar espacios al Barcelona pero este equipo de Simeone tiene energía para ir y venir e incluso para querer más. El empate a 1 no ha hecho daño porque ha llegado el segundo de Raúl García tras un penalti en el borde del área. El empate a 2 es una carambola. El remate iba fuera pero Miranda lo mete dentro. Hasta aquí lo bueno y lo normal en un partido muy copero, tenso y canchero. El árbitro ya anunciaba escándalo con algunas decisiones un tanto inquietantes. Da la impresión que le pesaba el error en el penalti a Juanfran porque él y su nefasto linea no han querido pitar una mano enorme y desproporcionada. Ha hecho Jordi Alba un paradón a remate de Griezmann que iba dentro tras una excelente jugada de Siquiera. La jugada siguiente ha terminado con gol del propio Alba poniendo fin a la eliminatoria. Después ha empezado el número de Neymar cuyo fichaje ya fue un escándalo fiscal y que ahora demuestra que el dinero no le sienta bien a casi nadie. No sabe ganar y tocarle la cara a un contrario, menospreciar al público y provocar en general a todo el mundo porque estás ganando no deja de ser propio de un cerebro muy vacío que por supuesto compensa con el monedero lleno.  En lo de llenar el monedero coinciden leninistas y pijos últimamente. El primer tiempo ha terminado con bronca por culpa de Neymar. Incluso Fernando Torres se ha ido a por él en un gesto nunca visto en su trayectoria. Simeone y el profe Ortega se han ido detrás del juez de línea cuando se metía en el túnel. Le han dicho de todo lo que no está bien nunca. Y se han jugado la expulsión.El árbitro se ha cargado el partido porque ha echado a Gabi en el descanso por decirle que lo de Alba era de penalti y expulsión. Se ha cargado el partido. No ha habido segundo tiempo. Nos han robado el segundo tiempo donde por lo menos el Aleti lo iba a intentar. Lo peor del partido ha sido la humillación de Neymar, las patadas a destiempo del Aleti y sobre todo el lanzamiento de bota de Arda Turán contra el desafortunado linea de la banda de tribuna. Arda no estaba en sus cabales cuando ha hecho eso y debería haber sido expulsado con lo que nos hubiéramos quedado sin él unos cuantos meses. El partido ha acabado en el primer tiempo tras la expulsión en el túnel camino de los vestuarios. Después Simeone mandó parar. Sobraron unas cuántas patadas y por supuesto el lanzamiento de Arda que marca el partido para la historia.  Por lo demás no se le puede reprochar nada más a un equipo que hace todo lo que lleva dentro y además gana incluso la Liga y la Copa en las casas de los grandes. Eliminado el Aleti hay un veinticinco por ciento de posibilidades seguras de que al Rey Felipe VI le piten en su primera final. Es la costumbre.

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Copa del Rey y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL PARTIDO DE LA BOTA VOLANTE

  1. Miguel Angel Gozalo dijo:

    LLANTO POR EL ATLETI

    “Que no quiero verla.
    Dile a la luna que venga,
    que no quiero ver la sangre
    de Ignacio sobre la arena”.
    F. G. Lorca
    Hay veces en que uno acierta no yendo a ver un partido, si, como a mí me pasa, no quiere sufrir más de la cuenta. El Atleti deslumbrante de ahora tiene derecho a vivir de vez en cuando (como pasó ayer) su pasado menos feliz: hay que pedir al Cielo que no lo haga más de la cuenta. Que le recomiende a Raúl García que lea un tratado de buenas costumbres, y a Arda Turán algo semejante, que seguro que ese libro está traducido al turco. Que tenga paciencia y considere que ya es uno de los grandes, porque a veces los árbitros le favorecen, aunque otras lo machaquen de mala manera, como por lo visto ha ocurrido en el partido contra el Barça, que yo seguí a retazos por la radio. Ni siquiera ha visto por la tele la repetición de esas jugadas que el maestro Colmenarejo describe tan bien. Ya sabemos que el fútbol no es una cuestión de vida o muerte, sino algo más importante aún. Pero de tanto en tanto hay que refugiarse en otras cosas, en la lectura, en el espectáculo griego, en los museos, en la música de Wagner, en el cine, en algo alejado de la hierba del Manzanares. Que no quiero verla.
    Miguel Ángel Gozalo.

    • El Grafitero Metropolitano dijo:

      Muchas gracias maestro Gozalo. Se echa de menos el ingenio y el talento que almacenas por arrobas. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *