EL ALETI SUFRE Y SIGUE

En esta ocasión el final cruel le ha tocado al otro. Llevaba el Aleti una serie de partidos en los que no ha terminado la faena como suele hacerlo desde que llegó Simeone. Ha habido quien ha empezado a hablar del final de una etapa durante las últimas semanas cuando en realidad no era así ni por aproximación. La ausencia de Koke ha sido la causa de unos resultados que han roto el ritmo del equipo desde el 4 a 0 al Madrid.  El partido contra el Leverkusen ha sido tremendo con prórroga y lo siguiente. Y no hay más que ver la manera en la que ha funcionado el sistema defensivo que ha impedido cualquier peligro. El Bayern Leverkusen es un equipo bueno y duro. Juegan bien, presionan y sueltan el brazo a discreción. Ha hecho el Aleti un partido para hacerse todavía más del Aleti. Felicidades a Mario Suárez por todo lo que ha hecho. Ha sido la noche en la que Arda Turan se ha puesto a rezar de rodillas y de espaldas a la portería de los penaltis y la noche en la que Fernando Torres ha jugado su primer partido de Champions con el Aleti en el Calderón. Tiene el Aleti un equipo para mucho tiempo. La gente del Aleti ha sido feliz un día más. El siguiente será cuando nos parezca bien a todos. Es decir el próximo. Sigue el sueño. Con sufrimiento pero sigue. Buenas noches

Esta entrada fue publicada en Champions y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL ALETI SUFRE Y SIGUE

  1. JS Babé dijo:

    Que manera de sufrir y de redimirnos. Enhorabuena a Mario porque fue el mejor, la prueba evidente de que somos más equipo que grupo y de que, como en la vida, el trabajo esta por encima del talento.

  2. Fernando Méndez Ibisate dijo:

    Arda rezó arrodillado y de espaldas a la portería… en los penalties. Pero durante buena parte del partido (hubo un pequeño rato que aminoró o estuvo “descansando” de cara a la prórroga) rezó con su maestría conduciendo -y CASI ocultando- el balón.
    Lo dicho, la vida está llena, repleta, de “casis”. Los del atleti lo sabemos de sobra, para bien y para mal; por eso este largo regocijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *