SIMEONE TIENE UN PROBLEMA

Simeone es desde ayer el entrenador del Aleti que más partidos ha dirigido. Sus 211 sentadas, bueno casi siempre está de pie, superan esa parte del récord que todavía tiene Luis Aragonés en cuanto al total pero en varias etapas.  De sus cuatro arranques ligueros, la primera temporada la empezó en diciembre, estamos ante el peor de todos ellos en cuanto a puntos:18-16-14 y 12. ¿Es para ponerse nervioso? Pues no. Otra cosa es la certeza de que el equipo tiene un problema. No llega a la portería contraria como antes porque nadie rompe como podían hacerlo Diego Costa o el añorado Raúl García. Es cierto que Koke se ha lesionado pero en lo que llevamos de temporada no hay noticia de él.  Gabi va y viene pero no consigue sobrepasar a los centrocampistas contrarios como antes. Y además le pillan como en el gol de Villareal. Saúl es nuevo en la plaza. De repente se ha visto en el medio centro y le falta dominar su energía.  Tiago que no se puede duplicar ni clonar como quería el Cholo con Thiago Motta. El portugués es un soberbio jugador que no rinde igual tres partidos a la semana. Es inteligente y tiene todo el oficio pero no puede estar siempre a la altura del equilibrio que le piden en todos los partidos y sin descanso. Y luego queda Oliver. Se pasa el partido corriendo para que no le reprochen nada y se olvida de dar el pase que cosa la jugada. Hay que tener paciencia con el chico y darle un poco más de aire si juega con otros tres medios. Simeone ha hecho una plantilla que le permite sustituir a los delanteros buscando la inspiración de alguno de ellos. Pero los partidos no los cambia porque no puede. No hay alternativas. La opción de embotellar por alto al Villareal no era posible sin un tipo como Raul García, especialista en acertar en la única oportunidad. También ha desaparecido el balón parado, tal vez porque los rivales defienden mejor el invento. El problema está en el centro. El equipo no sobrepasa al rival y en las bandas hay vacíos sobre todo por la izquierda. Es como si a Filipe Luis le hubiera hechizado Mouriño. El lateral del Aleti se fue de Erasmus a Londres y parece que han devuelto a otro. Ni sube, ni baja. Se notó que Juanfran ataca mejor que Gámez pero en ese caso hay que entender el descanso. Vienen el Benfica y el Madrid. El Aleti puede ganar los dos partidos pero el problema seguirá por lo menos hasta diciembre cuando lleguen pulmones nuevos de Argentina.

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada, El partido de la jornada y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *