EL ERROR DE GIMÉNEZ

Hace unos años, no muchos, cuando cualquier desastre mayor o pifia menor del Aleti era glosada con dañina ironía y despiadada burla, sentíamos vergüenza ajena cada vez que era expuesto en la plaza pública el guiñapo en el que estaba convertido el equipo. Ocurrió antes de Simeone y Quique Flores en la primera década de este siglo particularmente. Ahora, un error como el de Giménez el viernes en Riazor provoca enfado general pero sin que nadie desde fuera se atreva a hacer una broma porque si algo tiene el Aleti es mucha seriedad y enorme solvencia. Prueba del golpe sufrido es que hasta los grafiteros más inasequibles al desaliento, entre los que me incluyo, hemos tardado un par de días en recuperarnos del segundo horrible en el que Giménez decidió hacer algo insólito en la etapa de Simeone. Nunca un central del cholismo se había atrevido a jugarse el tipo con una tontería. Venía Giménez de hacer una filigrana para sacar un balón en un costado. Un caño tocando el balón con suavidad  haciendo un quiebro para adornarse. El intento de control en la jugada del gol es como para quitarle la licencia de central o ponerle una semana a dieta con el profe Ortega organizando las repeticiones de los ejercicios con la dulzura que le caracteriza. El error ha costado dos puntos en un partido de tres goles al menos en el primer tiempo. Jugo mejor el Aleti contra el autobús rival que refugiado en el propio durante el segundo tiempo.  Tras el magnifico partido contra el Valencia convendría tener claro de lo que es capaz el Aleti. Y estaba en ello en Riazor hasta que Giménez decidió recuperar un tiempo pasado, aunque muy reciente, que fue sin duda peor.

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL ERROR DE GIMÉNEZ

  1. Fernando Méndez Ibisate dijo:

    ¡Qué le vamos a hacer! La perfección no es de este mundo: Giménez, y hasta nosotros, somos prueba viva de ello. Por eso, “casi” todo va… como debe. Tranquilidad, que estamos en buenas manos (“¿o no?”, como decía el otro).
    Fernando Méndez Ibisate

  2. Manuel Marín dijo:

    El error es grave. Pero hay en cada partido una atmósfera densa, otoñal, premonitoria… La carburación falla. Y no solo es Giménez. Cholo lo sabe. Otra cosa es que de momento se reserve, sea prudente y no castigue más de lo necesario, depreciando nombres. Pero llegará. Es el Atleti… a ráfagas, con un punto romático de pupas. Uffff!

  3. Manuel Marín dijo:

    El error es grave. Pero hay en cada partido una atmósfera densa, otoñal, premonitoria… La carburación falla. Y no solo es Giménez. Cholo lo sabe. Otra cosa es que de momento se reserve, sea prudente y no castigue más de lo necesario, depreciando nombres que a no mucho tardar volverán al mercado laboral de ¿fichajes? Pero llegará. Es el Atleti… a ráfagas, con un punto romántico de ese eterno pupas. Uffff!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *