DERROTA EN LA REALIDAD

Ocurre hasta en la radio. El siguiente programa a uno excelente no suele ser ni mucho menos el mejor. Después de la euforia viene la calma. Se le ha notado al equipo con una alineación nueva debido a las bajas, los descansos y una sanción. Es cierto que había gente fresca pero en este Aleti de Madrid si Koke no teje estamos perdidos. No ha bastado con la aparición de Griezmann en el momento justo. El plan ha sido el de siempre pero mucho más atrás. No era cansancio sino resaca. Suele decir Petón que aquel empate del Málaga nos quitó la Copa de Europa al tener que jugarnos la Liga con el Barcelona seis días antes de la final con el lado fácil de la vida.   La inevitable celebración  pasó factura en aquella maldita prórroga lisboeta. Al Aleti le ha pasado por encima el Sporting de Gijón que se juega la permanencia desde el primer día y ahora más. Ya puso las cosas muy difíciles en la ida con victoria  en el último suspiro. Las dos faltas seguidas al borde del área son la prueba del cerco al que ha sometido al Aleti la gente de Abelardo en el segundo tiempo. Sanabria ha avisado con el palo lo que iba a hacer en la segunda oportunidad. Bien es cierto que Kranneviter mete el pie tan blando que la pone imposible para Oblak. Después la ansiedad por mantener la imposible caza del Barcelona ha hecho que el Aleti buscará el segundo gol provocando dos jugadas iguales por la banda de Gámez. En la primera se ha aparecido algún santo que debe tener Oblak en Eslovenia pero en la segunda ya sin Giménez no se han equivocado. Nadie es perfecto.  Simeone suele acertar siempre salvo tal día como el de hoy. Conviene no dejar de creer ni siquiera leyendo y escuchando los titulares de quienes que estaban esperando este momento al que llaman batacazo. ¡Aupa Aléti!

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *