AGUANTA SIMEONE

Ha empezado el Aleti la temporada con un par de empates. Algo que en otro tiempo no muy lejano no tendría la menor de la importancias ya que el objetivo del año era quedar en una plaza con derecho a la Intertoto. A día de hoy el Atlético de Madrid está obligado a ser tercero. Es evidente por la plantilla, el presupuesto, el pasado reciente y el mejor entrenador que nunca ha tenido el club exceptuando a Luis Aragonés a quien ya ha superado en algunas facetas. Simeone y el núcleo duro de sus jugadores siguen mirando al cielo de Milán.  Bien es cierto que muchos de los que seguimos a la tropa del Cholo, también. La de Lisboa fue una derrota dura pero digerible porque el Aleti había ganado la Liga una semana antes. En cambio la de Milán fue tremenda y el entrenador sabe muy bien lo que hizo y lo que no. Ni Simeone, ni nadie va a olvidar Milán. Aquella noche tocaba techo con el Aleti. Cogió al equipo en diciembre de 2011 con cara de descenso. Lo dejaba en mayo del 16 en la élite del fútbol europeo habiendo eliminado al Barcelona y al Bayern de Múnich uno detrás de otro sin salirse una linea del plan inicial. Cuando amagó con irse dejó claro que si llega a ganar se marcha seguro. Este año viene difícil y no por los dos empates en los partidos con el Alavés y el Leganés. Un par de detalles a favor y estaría el equipo con seis puntos. El fútbol del Aleti es el mismo desde el primer día pero sin Raúl García resolviendo el problema en un saque de esquina. La temporada se va a poner cuesta arriba porque Simeone se ha quedado sin discurso. Se lo dejó en la sala de prensa del Estadio de San Siro y no ha vuelto a por él. El Aleti de 2011 a 2016 es Simeone. Y va durar lo que él quiera. Se ha quedado aunque quería irse. Ahora tiene que aguantar. No vale la pena acabar con un borrón una hoja de servicios al alcance de casi nadie.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a AGUANTA SIMEONE

  1. amqv dijo:

    De acuerdo en todo.
    Es el mejor después de Luis.
    Nos ha traído hasta aquí y jugamos a lo que sabemos.
    Lo más doloroso es lo de Milán -y Lisboa-. Nunca podremos olvídarlo.
    Habrá que apretar los dientes poner a Fernando Torres y diez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *