LOS NUEVOS RICOS DEL CALDERÓN

Ha ocurrido unos segundos antes del gol de Saúl al Eibar. Gabi ha jugado hacia atrás con Oblak y se han escuchado silbidos en el Calderón. La decisión de Gabi era la más inteligente. No había sitio para construir por el lado derecho. Ese pase atrás, protestado por los nuevos ricos del Calderón, no era un signo de impotencia sino de paciencia. De esa cesión al portero ha nacido el gol de Sául unos segundos después. La apertura a la izquierda desde la portería ha encontrado un extremo casual llamado Godín. Su internada por la banda ha terminado en un pase fuerte y duro al medio del campo buscando al que mejor llega desde atrás. Entre el uruguayo y Saúl estaba Torres que ha hecho una maniobra con mucha clase para acallar a aquellos que se ríen de su dificultad para avanzar con el balón controlado si no está en carrera. Es así desde el primer día de su vida futbolística. Tiene virtudes y defectos como cualquiera pero sabe lo que es un partido de fútbol como nadie. Ha metido a los centrales del Eibar en su área y ha  impedido que el contrario saliera con comodidad de atrás como estaba ocurriendo en el primer tiempo. Torres ha dejado pasar el balón entre sus piernas a sabiendas de que lo iba a ocurrir después. Sin ese movimiento no hay gol. Distrae a la defensa y deja que Saúl dispare con toda la comodidad y espacio. Lástimas que Torres no haya marcado en un remate imposible. Si llega a conseguirlo más de uno monta un lío en la grada para recordar de donde venimos en un Estadio que ha visto horrores más que errores. El Aleti de esta temporada es el menos bueno de la era Simeone. Y a pesar de ello está en el mismo sitio que los anteriores. Jugando por la Champions de este año y por la del año que viene a la vez. Y eso ocurre un año más gracias a Simeone. Por eso si Filipe se equivoca en un pase y Koke la pierde en la jugada contraria da lo mismo.  Hay un sector de la afición del Aleti que cree que conseguir el tercer puesto es lo menos que se puede pedir al grupo de Simeone. Pues no. El tercer puesto conseguido casi de hecho ante el Eibar es otro milagro. Por eso conviene tener claro donde se está. Y para eso hay recordar cada día en el Calderón de donde se viene. De la nada. Oiga. De la nada. No nos pongamos estupendos a silbar un pase atrás.

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LOS NUEVOS RICOS DEL CALDERÓN

  1. amqv dijo:

    Sí, es un milagro acabar terceros.
    Y otro, estar en semis de Champions.
    Y no, Torres no tiene dificultades para avanzar con el balón si no está en carrera. Es el mejor jugador que ha visto este estadio, poblado por mucho comepipas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *