EL ALETI ES HORMIGÓN

La primera visita del autor de esta pintada al Metropolitano ha sido emocionante. Lo nuevo siempre lo es.  El personal llega al nuevo local como puede. Aparca en barrios lejanos, emerge del metro como si hubieran quitado un tapón de alguna parte o cruza el descampado frente a la vieja peineta como en  una romería por los Altos del Golán. Tiene el Estadio un aire imperial por fuera y señorial por dentro. Se ve el fútbol en pantalla grande y suena con un eco que arrulla. Simeone tiene ya un escenario altos vuelos. Cuando agita los brazos pidiendo el ánimo de la parroquia tiene que redoblar el esfuerzo porque hay que dirigirse en círculo a los presentes. Juega el Aleti, como siempre. Rocoso atrás, con Saúl por delante de los centrales y con Gabi barriendo con la escoba ,con esa carrera entrañable que le define desde hace tiempo. Enfrente estaba el Sevilla. Otro bloque de hormigón ,pero no lo suficientemente grueso como para poder con el nuevo metropolitano habitado por Griezmann y compañía. Tras el partido hubo verbena y camiones de comida rápida. Calor de septiembre junto a la M-40. Allá donde se cruzan los caminos que escribió el poeta Sabina. Donde el mar no se puede concebir.

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *