DE AMARILLO EN TABARNIA

Si los ve Luis Aragonés monta en cólera. De ese color no se sale ni a entrenar. Manda la marca de ropa, no el hábito. El Aleti dejó la rojiblanca en el vestuario. No hubo noticia del equipo del Cholo en hora y media. De amarillo, camiseta, pantalón y medias, en el corazón de Tabarnia. Un susto para la vista, como si de repente una mano extraña hubiera decidido rendirle homenaje a los procesados por rebelión y al fugado de Waterloo. Mientras miles de personas se paseaban por Barcelona dando la cara por la Constitución, el Aleti se vistió de lazo de Guardiola para dejar que Messi hiciera el resto. Como dijo Simeone, ocurrió como en el barrio. Siempre gana el que se queda con el mejor. Una falta de Thomas, está enorme pero en ese detalle fue pequeño, permitió al futbolista único del equipo de Valverde ponerla en el rincón de la telaraña. Oblak va un segundo tarde porque ve salir la pelota un instante después de tomar la decisión de volar hacia ese palo. Cuestión de detalle. Como la vida misma. Si tienes a Messi en tu candidatura, si es posible al corriente de pago con Hacienda, ganas casi seguro. Los demás de su equipo le acompañan en el sentimiento aunque valgan ciento y pico millones algunas de las piezas. El Aleti fue Giménez y nada más. El uruguayo se hizo con el control de su compatriota Suárez que protesta y muerde hasta cuando tiene la razón. Al Aleti le sobró la duda. El empate era bueno desde el principio. A falta de otras 11 jornadas, vivir a cinco puntos de Messi es un lujo que había que seguir disfrutando. Haber creado el clima de una final no le vino nada bien al equipo de Simeone. No era el último partido sino uno más. Griezmann recibió un abrazo de Piqué en el túnel antes del partido que pareció de bienvenida. No se supo más del francés. Tampoco de Costa que se pasó el encuentro fuera del juego. Simeone intentó darle la vuelta acumulando delanteros pero, como es costumbre, Gameiro fue invisible. Que el Atlético de Madrid esté en lo alto, otra vez, es por obra y gracia de Simeone. Las ovejas que tanto le admiramos, lejos de aburrirnos ,vamos a seguir cardando la lana y predicando a favor del 1 a 0, el resultado favorito siempre y cuando no sea en contra como ayer. Al parecer a otros si se les perdona ganar con un solo tiro a puerta. Es lo que tiene la supremacía de Messi.

(ABC, 05-03-2018)

Esta entrada fue publicada en El partido de la jornada y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DE AMARILLO EN TABARNIA

  1. amqv dijo:

    Como es costumbre, Gameiro fue invisible, si.
    Pero la culpa de la derrota fue -una vez más- del niño. Desaparecido, a pesar de la confianza que le otorga el entrenador este, que lo pone siempre, titular todos los domingos, como Koke, como Correa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *