FIN DE UN TIEMPO MEMORABLE

Lo realmente milagroso es echar la vista atrás y contemplar lo hecho desde diciembre de 2011. Ha sido tanto y tan bueno que nada lo puede borrar. El empate azerí en el Estadio Metropolitano, un lugar demasiado grande y frío, es el fin de un tiempo. Nos hemos acostumbrado a ver a nuestro Aleti en la Champions con tanta facilidad que le hemos quitado valor a la proeza. El equipo de Simeone es de autor y ha hecho del conjunto su fuerza hasta que el tiempo, el paso de cinco exigentes años, ha desgastado a un grupo que ha corrido tanto que se ha fundido antes de hora. No es cuestión de enumerar los logros conseguidos pero ganarle al Barcelona una Liga en su casa y al Real Madrid, una Copa del Rey en la suya, no es cualquier cosa. Tampoco jugar dos finales de Champions que pusieron al club en lo más alto del escalafón de los grandes equipos europeos. ¿Nadie se acuerda que de los ocho cuarto finalistas de la Champions de 2014 el Aleti era el más pequeño en tamaño presupuestario? Cualquier tiempo de Simeone ha sido mejor que los dos partidos con el Qarabag que nos han recordado las noches del Sion o la Timisoara. Nos llega la escasez tras tener rebosante la copa. Para caer en este socavón, del que Aleti sale seguro y más pronto que tarde, han ocurrido cosas delirantes. Se va Raúl García porque han traído a Jackson, o se ficha a quien no quiere el entrenador porque los cinco anteriores de la lista dicen no. Pero lo que ha metido al equipo en el agujero actual es no poder fichar este verano pasado. Es evidente y salta a la vista que al equipo le sobran media docena de tipos que en general ya nos les interesa estar en el Atlético de Madrid. Griezmann sale pero se fue hace tiempo y en momentos de apuro como los dos últimos partidos de Champions le tocaba demostrar que su precio de mercado es oro. Se echa en falta a Koke y en enero toca renovarse.  La actual plantilla toco techó la temporada pasada con un tercer puesto en Liga y semifinales de Champions y Copa del Rey. Arriba, en los despachos, no puede haber ningún reproche a lo que está pasando abajo porque la sanción de la FIFA, lo es a un método de trabajo y a una manera de construir la cantera que se saltaba las normas. Por eso la catarsis tiene que alcanzar a todas las partes del club. Hay que empezar de nuevo y con Simeone al frente. La grada del Metropolitano no es la del Calderón. Algo ha ocurrido porque Juanfra, Gabi, Godín o Filipe son los héroes de un tiempo memorable y no se merecen ningún reproche, salvo que  estemos importando  el pensamiento líquido del nuevo rico cuando solo hemos cambiado de linea de metro.

Publicado en Liga de Campeones | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario